Duelo Prolongado

 

La Terapia de Exposición Proongada (PE) es un tratamiento de primera línea para el Trastorno por Estrés Postraumático. La calidad y cantidad de estudios realizados lo ubican como el tratamiento cognitivo-conductual más investigado respecto de su eficacia (ISTSS, 2009; Institute of Medicine of the National Academies, 2008). Consiste en un tratamiento individual para personas que sufrieron uno o múltiples traumas (por ej., abuso sexual infantil) y cumplen criterios para Trastorno por Estrés Postraumático. Ha demostrado ser eficaz para reducir la severidad de los síntomas postraumáticos, incluídos la ira, la culpa, los síntomas disociativos, la ansiedad y la depresión.

 

La duración del tratamiento oscila entre 8 y 15 consultas de 90-120 min. aproximadamente, y pueden realizarse una o dos veces por semana. La duración establecida se encuentra en función de los estudios de eficacia y efectividad, por lo cual es posible que la misma varíe según las características o necesidades del paciente.

Aquellas pocas intervenciones dirigidas específicamente a los síntomas del duelo prolongado y que mostraron ser eficaces, incluyen en todo o en parte estrategias cognitivo-conductuales, entre las cuales se encuentra la exposición.  El objetivo central del tratamiento consiste en remover aquellos obstáculos que impidieron una resolución favorable del duelo, facilitando la aceptación de la realidad de la pérdida y la adaptación a una vida sin la persona querida.

 

El Tratamiento para el Duelo Complicado desarrollado por la Dra. Katherine Shear y colegas de Columbia University se encuentra basado en gran medida en el tratamiento de PE para el Estrés Postraumático y en parte en la terapia interpersonal. En cada sesión se incluyen componentes del tratamiento que se focalizan en la pérdida (por ej., revisar la historia de la pérdida) y en el proceso de restauración (por ej. metas a las que aspira, autocuidado).